Retrato robot de Cristóbal Colón

Su autor ha sido Carlos Genicio, artista afincado en Sant Antoni (Ibiza); está pintado al óleo y tiene unas dimensiones de 72 x 53 cm. Los datos se han obtenido de las descripciones que de su persona han dejado los historiadores fray Bartolomé de las Casas, Gonzalo Fernández de Oviedo y Hernando Colón, hijo natural del Almirante. Se ha situado a nuestro personaje en la isla de Guanahaní (Sant Salvador) el 12 de octubre de 1492, cuando Colón tenía 56 años de edad puesto que según su amigo y confidente Andrés Bernáldez, 'el Cura de los Palacios', había nacido el año 1436. Consta documentalmente que vestía capa y se cubría la cabeza con un gorro de color carmesí y azul, como se aprecia en el mapa de Juan de la Cosa de 1500. Naturalmente, el día del desembarco en el Nuevo Mundo Colón debía sentirse realizado y feliz, y así lo refleja el pintor, que por cierto ha colaborado en varias ocasiones con la Policía Científica española.
El encuentro entre los españoles y los nativos lo relata así Las Casas: <<Los indios estaban atónitos mirando los cristianos, espantados por sus barbas, blancura y sus vestidos: íbanse a los hombres barbados, en especial al Almirante, como la eminencia y autoridad de su persona y también por ir vestido de grana, estimasen ser el principal, y llegaban con las manos a las barbas maravillándose dellas, porque ellos ninguna tienen>>. El retrato robot de Cristóbal Colón se conserva en la en la biblioteca de Nito Verdera.


 

 

 

 

 

 

 

El Huevo de Colón

El Monument al Descobriment d'Amèrica, conocido popularmente como el 'Huevo de Colón', fue inaugurado en Sant Antoni (Ibiza) el 12 de octubre de 1992 siendo alcalde Antoni Marí Tur, y fueron sus autores Antoni Hormigo, que tuvo la idea, basada en la hipótesis del 'Colón ibicenco'; Julio Bauzá, arquitecto diseñador del proyecto; y Julio Ojeda, que hizo las maquetas. Está construido de hormigón armado y tiene 6 m. de altura. En su interior hay una réplica en hierro de la nao Santa María, obra de Julio Bauzá, que tiene 2, 80 m. de eslora y pesa 650 kilogramos. La proa señala el Poniente, hacia América. Posiblemente, un monumento como el descrito no se encuentra en ningún otro lugar del mundo y cada año es fotografiado por centenares de miles de turistas que visitan la isla de Ibiza.
La leyenda del 'Huevo de Colón' la recoge Martín Fernández de Navarrete [Colección de Viajes y Descubrimientos, Madrid, 1954] reproduciendo un texto del historiador Bossi, guiado éste por una estampa de Teodoro Bry, un librero y grabador de Lieja que se estableció en Frankfurt el año 1570. Dice así:
<<Entre las fiestas con que obsequiaron a Colón los grandes de la corte, cuando volvió del primer viaje, fue una el banquete que le dio el cardenal Pedro González de Mendoza. El Almirante ocupaba el primer lugar, y conversando durante la comida, uno de los grandes sostuvo que si Colón no hubiera descubierto el Nuevo Mundo no habrían faltado hombres de talento y habilidad para ejecutar la misma empresa. Entonces Colón tomó un huevo y preguntó si alguno de los que estaban presentes sabría hacer que se mantuviera derecho sin ningún apoyo. Nadie pudo conseguirlo, y Colón, aplastando de un golpe los extremos del huevo, logró que se mantuviese derecho sobre la mesa>>.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Dalt Vila

Dalt Vila es el viejo barrio de la milenaria ciudad de Ibiza, situado en principio dentro de las murallas cartaginesas y después en la triple muralla árabe para quedar finalmente ubicado en el interior de las murallas renacentistas, cuya construcción terminó el arquitecto Gio Batista Calvi en 1585. En su zona occidental, en las cercanías del antiguo Convent de Sant Cristòfol y del Carrer dels Jueus, tenían su residencia la familia Colom, de la que fueron miembros los tres hermanos Cristóbal, Bartolomé y Diego Colón de los archivos españoles.
Los personajes más interesantes que de la familia Colom he podido localizar en los archivos de Ibiza son Pere Colom, Jurado de la Universitat, según carta fechada en Perpignan el 26 de mayo de 1340; Francesc Colom, Síndico de la misma institución, en la Cabrevación del arzobispo Iñigo de Tarragona (1396-1398) y documento fechado el 3 de febrero de 1367; finalmente, había un Joan Colom, que en 1379 tenía el monopolio de la entrada y salida de cautivos de Ibiza [Nito Verdera, La verdad de una nacimiento - Colón ibicenco, Madrid, 1988]. El gran problema es la penuria documental de los archivos históricos de Ibiza, que hasta el momento presente imposibilita seguir el rastro de tan importante familia, que por algún motivo político o religioso -es una seria hipótesis de trabajo- tuvo que exiliarse al sur de Francia.
La flecha indica la zona del barrio de Dalt Vila en la que la familia Colom tenían propiedades.

Mapa Caverio de 1505

Está dibujado y manuscrito sobre pergamino. Compuesto de diez piezas o cuarterones, que forman un rectángulo de 2,25 x 1,15 metros. Se conserva en la Biblioteca Nacional de París. Carlos Sanz [Mapas antiguos del mundo (Siglos XV-XVI), Madrid, 1961] señala que comparando la delineación de esta parte del continente -se refiere a la costa oriental de los Estados Unidos- con la representación de los mapas actuales, se ha de reconocer la extraordinaria semejanza que ofrece a primera vista con la línea costera que se extiende desde Florida hasta el río Delaware o Hudson. <<Esto parece imposible -añade-, cuando se considera la creencia general que los europeos no vieron ni pisaron las playas del sur de los Estados Medios de la actual república norteamericana antes de Ponce de León, en 1512 o 1513; Giovanni Verrazzano en 1523; Lucas Vázquez de Ayllón, en 1520-1524, y Esteban Gómez. En 1525. Se impone dar alguna explicación>>.
Además, en el mapa de Caverio también hay dibujado el golfo de México -señalado por una flecha- en un tiempo que, 'oficialmente', aún no había sido descubierto por los españoles. Sin embargo, teniendo en cuenta, además, que hay 21 topónimos escritos en la costa americana, la única explicación posible es que navegantes que conocían el arte de la cartografía habían recorrido dichas costas con anterioridad. Parece ser que así lo hicieron portugueses, y como dice Humboldt, la configuración y nombres de lugar habrían sido tomados de un prototipo antiguo. ¿Quién pudo hacerlo?

Mapa de Martín Waldseemüller de 1507

Encontrado en 1901 en la biblioteca del príncipe Francisco Waldburg-Wolfegg, en el castillo de Wolfegg, Wurtemberg (Alemania), se compone de doce planchas cada una de las cuales mide 45,5 x 62 centímetros. Montadas forman un conjunto monumental de dimensiones casi murales. El mapa se conserva desde el mes de julio del año 2001 en la Geography and Map Division, de la Library of Congress de Washington, que dirige el Dr. John Hébert. El mapamundi fue adquirido, después de largas negociaciones entre su propietario, el conde Waldburg-Wolfegg, y el gobierno de la República Federal de Alemania por la extraordinaria cifra de diez millones de dólares. Es el primer mapamundi en que aparece escrito el nombre América, un gran honor que hicieron los cartógrafos de Saint-Dié (Lorena, Francia) a Americo Vespucio, a pesar de que sabían que las nuevas tierras habían sido descubiertas por Colón. Los autores del mapa fueron Waldseemüller, Ringmann, Lud, Basin y Pelerin.
Lo extraordinario del mapa de Waldseemüller es que en el hemisferio que hay junto a Vespucio en la parte ornamental, señalado por una flecha, vemos el continente americano situado entre dos mas oceánicas y separado del Japón y de Asia. En 1507, cabe recordar, aún se desconocía la existencia del Océano Pacífico y también que América estuviera abrazada por los dos océanos que, en realidad, la circundan. ¿Qué explicación tiene?: Pues que había gente que lo sabía.
Por otro lado, observamos que en el istmo de Panamá hay dibujado un estrecho, dentro del círculo. Cristóbal Colón, en el cuarto viaje, buscó con ahínco un paso, un estrecho que le condujera al Mar del Sur, denominado posteriormente Pacífico. Pues bien, resulta que hubo estrecho en el Mioceno, pero no hay ningún geólogo que sepa cuándo se cerró el paso natural -debido a la acción volcánica o al movimiento de las placas tectónicas- que unía el Caribe y el Pacífico. Por lo visto, navegantes de la antigüedad conocían no sólo el canal entre los océanos, sino que también sabían la existencia de un continente situado entre Europa y Asia, y lo dejaron reflejado en algún mapa. Mapa al que Colón y Waldseemüller tuvieron acceso. Y si alguien tiene otra explicación, que lo explique.


Globo terráqueo de Johann Schönner de 1520

Nacido en Karlstaad, en 1477, el matemático alemán Johann Schönner editó escritos de Johann Müller 'Regiomontano' y de Johann Werner, y confeccionó muchos de los globos más antiguos, los cuales contribuyeron a la historia de los descubrimientos. Al referirse a globos terrestres, <<Entre los más famosos -escribió Rafael Candel Vila, catedrático de Ciencias Cosmológicas e ingeniero de la Universidad de Estrasburgo [Enciclopedia Labor, Barcelona, 1979, Vol. 4, p. 39]- está el de Johann Schönner (1515), en el cual figuraba el estrecho de Magallanes antes de su descubrimiento>>.
También alude al tema, desconcertante, digo yo, Albert Ronsin [Decouverte et baptême de l' Amérique, Jarville-La Malgrange, 1992, p. 150], y nos referimos al hecho de que aparezca dibujado el estrecho de Magallanes antes de su 'descubrimiento oficial', pero Ronsin añade que, al mismo tiempo, se muestra el continente antártico, que tampoco había sido explorado en aquellas fechas. Dice así Albert Ronsin, que es conservador honorario de la Bibliothèque et du Musée de Saint-Dié des Vosges : <<Jean Schönner: Globe terrestre (1520), disciple de Waldseemüller (…) et dessine un continent antarctique nommé Brasilia inférieur séparé de l'Amérique du sud par un détroit alors inconnu puisque le résultat du voyage de Magellan n'est pas encore achevé>>. Es decir, <<Jean Schönner: globo terrestre (1520), discípulo de Waldseemüller (...) y dibuja un continente antártico denominado Brasilia inferior separado de América del Sur por un estrecho entonces desconocido puesto que el resultado del viaje de Magallanes aún no había terminado>>.
¡Casi nada! Cabe concluir, pues, que mucho antes de Cristóbal Colón hubo navegantes que cartografiaron el continente americano entero y la Antártida. ¿Alguien tiene otra explicación?

Beth y Hei (Baruch Haschem)= Alabado sea el Señor

Bet y hei en el margen superior izquierdo. Carta autógrafa de Colón a su hijo Don Diego en la que acusa recibo de sus cartas; le ofrece otra Libranza que llevaría Méndez con su relación del viaje; le encarga muestre también al Arzobispo de Sevilla la que le había dirigido para el Papa; le recuerda que no se elijan Obispos para La Española sin consultarle y le hace otras advertencias.
Se firma el 18 de enero de 1505, sin que conste el lugar.

nitoverdera@arrakis.es